Reseña: Cuando se fueron las bestias de Andrea Prieto Pérez

Ficha técnica
Título: Cuando se fueron las bestias.
Autor: Andrea Prieto Pérez.
Portada: Orchikoi.
Año: 2018.
Editorial: Ediciones Hati.
Puntuación: ★★★★ Muy bueno.
  Comprar en Editorial



La otra gente apareció y se llevó a las bestias.

Años más tarde, en Monte Cano, Ivet está a punto de graduarse. La ceremonia donde se recuerda a las bestias será el primer paso hacia una nueva vida lejos de su pueblo. Sin embargo, después de la fiesta, una chica desaparece e Ivet está obligada a recordar a los que se fueron.

El pasado es complicado. Las personas olvidan, pero Ivet se niega a ello y, junto a Nahuel, se propone descubrir la verdad. Para entender el presente, tendrán que averiguar qué ocurrió cuando se fueron las bestias.

¿Dónde está la barrera entre leyenda y realidad?

Opinión personal

¡Holitas, lectores! Hoy vengo con una reseña que desde el sábado la tenía pendiente. La novela que les traigo la compré este mes de octubre, después de disfrutar la novelette "Izahi, a tus hijas". Por lo que ya van dos libros de Ediciones Hati que me gustan y eso me provoca muchas ganas de leer  otras obras de la editorial. Aunque con las hermosas colaboraciones que tengo pendientes de leer y que estoy ahorrando para una nueva pc (la que tengo ya cumplió los 10 años), demoraré un poco en comprar algo nuevo. Mientras tanto, te invito a disfrutar mi reseña de Cuando se fueron las bestias. 

¿De qué trata Cuando se fueron las bestias?

Cuando se fueron las bestias es una novela juvenil de fantasía escrita por Andrea Prieto Pérez. La novela nos adentra en un mundo creado por la autora que ha sufrido en el pasado una gran guerra que dio como resultado la desaparición de las bestias. Para conmemorar a éstas mismas, cada año se celebra en Monte Cano la graduación de los jóvenes del pueblo. Ahí es donde conoceremos a Ivet, nuestra protagonista, que forma parte del grupo que se gradúa ese año. 

Sin embargo, la historia comienza a moverse tras esa gran fiesta local, cuando dan por desaparecida a una chica que asistió a la misma. Ivet se verá involucrada y será considerada sospechosa por ser de las últimas personas que estuvieron junto a  Sierra, la chica desaparecida. Este evento le traerá recuerdos dolorosos y la llevará a relacionarse con Nahuel Dimova, quien también es sospechoso. Entre los dos comenzarán una investigación en la búsqueda de Sierra y por la que se verá en medio de los secretos que envuelven a Monte Cano.


El dúo principal y su investigación

Con un narrador en tercera persona, acompañaremos desde la primera página a Ivet y todo lo que vaya haciendo o lo que suceda en su presencia. Por lo que será el personaje que más conoceremos y llegaremos a comprender. Ivet es una muchacha que está saliendo de la adolescencia y que se ha acostumbrado a guardarse todo a partir de una mala experiencia. Conoceremos sus dudas, pensamientos, acciones y lo que realmente le interesa de la investigación que lleva junto a Nahuel.

Por otro lado, Nahuel es un muchacho un poco mayor que Ivet y que, según rumores, llevaba una relación con Sierra. Por lo que la policía conecta ese detalle con el pasado del muchacho para convertirlo en el mejor sospechoso de su desaparición. Aprovechando todo esto, se acerca a Ivet para investigar la desaparición de Sierra juntos y descubrir qué había pasado realmente. Así es como ambos terminan juntos descubriendo más de lo que aparentemente esperaban de Monte Cano.

Un mundo sin bestias

Cuando se fueron las bestias, tal cual dice el título, se marcó un antes y un después para el mundo de la novela. Las personas quedaron solas y con el tiempo comenzaron a olvidar o perder interés en todo lo que se viera relacionado con las mismas. En varias ocasiones acompañaremos a Ivet cuando reflexione sobre las bestias y los que se fueron, sobre cómo la gente olvidó. Por lo que la desaparición de Sierra se termina convirtiendo en el detonante para volver a recordar el pasado, a investigarlo y descubrir la verdad olvidada. Llevándonos, junto a ella, a adentrarnos en Monte Cano y a desear aprender más de lo que pasó e intentar recuperar lo perdido. Haciendo que reflexionemos a través de la protagonista sobre lo que es la amistad, el amor y la identidad.

El mundo de la novela

Son pocos los lugares donde nos veremos acompañando a Ivet: la ciudad, el pueblo y Monte Cano. A pesar de ello, son bastantes los personajes que conoceremos a través de ella. A algunos les agarré cariño super rápido, como a Gavril y a Zhenya. Otros no dejaban de parecer sospechosos hasta el final. Sin embargo, entre el pueblo y Monte Cano, me quedo con el segundo, donde más encontraremos a la protagonista investigando. 

Este lugar mágico y misterioso lo conoceremos con lujo de detalle, pues la autora le mete unas descripciones a la novela que me han encantado. A su vez, la historia que envuelve al monte y lo conecta con las bestias fue lo que más me enganchó de la lectura. Aunque no se profundizó en todo esto tanto como me hubiera gustado, con lo que conoceremos de las bestias y de Ivet podremos llegar a comprender mejor otro de los temas que trata Cuando se fueron las bestias: la libertad.


El final veloz e inesperado

Y llegamos al final... El cual releí como tres veces porque me desencajó mucho. Aunque veía venir el final por el porcentaje que marca el lector de epub que uso, no esperaba que terminara así. Encima que de pronto comenzó a ir muy rápido todo, el final me tomó por sorpresa completamente. A pesar de ello, puedo decir que no quería que acabara la novela. Me hubiera gustado saber más para poder comprender mejor la escena final en el epílogo. También, disfruté mucho el desarrollo de la novela y eso me dejó con ganas de conocer más de los personajes que me gustaron, de la familia de Nahuel y la vida de Ivet después de todo eso.



Conclusión
Cuando se fueron las bestias es una novela de fantasía que te mete en un mundo muy interesante, bien construido y que te provoca curiosidad en cada capítulo. Presenta un desarrollo muy entretenido, acompañado por diálogos y descripciones muy bien hechos que ayudan a presenciar realmente cada escena. La historia se centra mucho en la protagonista y en Monte Cano. Resaltando más la transformación de la misma al entrar en contacto con los secretos del monte. Encontraremos personajes muy variados también, algunos que te dejan con ganas de conocerlos más. Para acabar, el final es demasiado rápido y te deja un poco confundido al respecto, lo que me ha dejado con ganas de un poquito más.

Sobre la autora

Andrea Prieto Pérez, nació en A Coruña (España) en 1991. Es licenciada en Medicina y ha comenzado el camino como médico residente en Psiquiatría. Ha autopublicado la trilogía "Yo maté a Eugene Foster" (2017-2018) y publicado las novelas independientes "Las cenizas que quedan" (Escarlata Ediciones, 2016), "Cuando se fueron las bestias" (Ediciones Hati, 2018) y "99 huesos para 77 brujas" (Ediciones Dorna, 2019). También ha participado en diferentes antologías y publicado varios relatos. Colabora en la web La nave invisible como articulista.

¿Conocías esta novela? ¿Las has leído? ¿Te gustaría leerla?
Espero te haya gustado mi reseña y te invito a compartir tu opinión en la caja de comentarios.

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues aunque el género de fantasía no me atrae mucho tengo que reconocer que este libro me ha llamado la atención. Tomo nota.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Gisela.
    Este género será el que menos leo. No sé por qué, la verdad, pero siempre suelo inclinarme con otro tipo de novelas. Lo que cuentas no me desagrada, así que puede que más adelante le dé una oportunidad.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3. Tengo que leer algo de esta autora por fin ❤

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la historia y la reseña ♥

    ResponderEliminar