9 de enero de 2020

Reseña: Ashura de Kevin M. Weller

Ficha técnica
Título: Ashura.
Autor: Kevin M. Weller.
Editorial: Tinta Libre.
Puntuación:  No me gustó.
Añadir en Goodreads Añadir en Babelio

 Agradezco al autor por el ejemplar digital. 


Las continuas confrontaciones sin sentido han destruido muchas vidas. Criaturas inocentes de todas partes han pagado el precio de su rebeldía con la muerte. Aún con las imponentes líneas defensivas de las áreas limítrofes, las cosas siguen igual para todos.

La Raza Destructora, en este caso perteneciente al Ejército Blanco, ha arrasado con casi todas las aldeas, excepto con Hipondria. Es allí donde reside una especie rebelde que ha buscado, constantemente, deshacerse de las legiones enemigas.

De dicha aldea surgirán dos guerreros leales que arriesgarán todo para hacer valer su postura antagónica. Aún en desventaja, los dos hermanos se arriesgan e inician un largo viaje hacia su impredecible destino.

Opinión personal

¡Holitas, lectores! Hoy vengo con la primera lectura del 2020 y, para cortar mi buena racha, no es una reseña con muchas estrellas. Esta novela la descubrí en el catálogo de Tinta Libre (editorial cordobesa) la primera vez que entré a su web. Me apunté varias novelas en mi Lista de deseos esa noche. La razón de apuntarme Ashura fue la hermosa portada (que me pueden las portadas con un bello diseño) y la sinopsis tan interesante que la acompaña. No conocía al autor de nada y me tomó por sorpresa que me enviara el ebook de su novela. Por lo que, le agradezco la confianza que ha tenido en enviarme un ejemplar digital de Ashura, a pesar de que la lectura no me haya resultado como esperaba. Sin más, te invito a continuar leyendo mi reseña de Ashura.

¿De qué trata Ashura?

Ashura es una novela de fantasía escrita por Kevin M. Weller. Forma parte de una serie de libros del autor que, aunque están todos conectados para entender cada historia (detalle que puede llegar a confundir bastante), no son una saga. Por ende, aunque parece un libro independiente, no lo es del todo. Sin embargo, como novela individual, la encontraremos dividida en catorce capítulos (algunos super largos y otros cortitos) más prólogo y epílogo. 

La historia que encontraremos en esta novela se cuenta de forma cronológica. A medida que se avanzan los capítulos, el punto de vista del narrador omnisciente cambia entre varios personajes (incluso personajes secundarios y terciarios). A esto lo acompañan grandes saltos temporales para contarnos, entre resúmenes, un extenso período de tiempo en la historia del continente Ashura. La cual inicia a partir de que los hipogrifos comienzan a revelarse contra la Raza Destructora de los dragones blancos que gobiernan Ashura. 


La historia de Ashura

Para comenzar, debo aclarar algo que yo no tenía idea antes y durante la lectura de esta novela (que hasta acabarla no sabía para dónde iba todo). Fue hasta que llegué al final que llegué a esta conclusión y que, la verdad, hubiera sido genial que la sinopsis no fuera tan lejana a la realidad. Esta novela es la historia de Ashura (el continente) y no la de los dos hermanos hipogrifos. Por lo que, aunque podremos ver muchas pedazos de la vida de Quirius, Soirus y su familia, ellos no son los protagonistas como tal, como da a entender la sinopsis.

Bien puedo resumir Ashura como una historia que inicia con un continente dominado por los dragones blancos, quienes se creen muy superiores a otras razas, hasta que los hipogrifos dan batalla por su libertad. Para contar esta historia, a lo largo de la novela, el punto de vista del narrador omnisciente cambiará, principalmente, entre tres razas: hipogrifos, grifos y dragones, tanto del continente de Ashura como otros. Por lo que, sin un hilo bien definido, el autor nos contará de todo, sin filtros, como si ya conociéramos todo este mundo de entrada y sin pensarlo dos veces a si ayuda o no a conformar una trama sólida para la novela.

De esta forma, nos encontraremos, no sólo viajando en el tiempo de pasado a futuro, sino que también cambiando de un personaje a otro a cada rato y sin previo aviso. Haciendo que nuestros sentidos se agudicen para no perdernos ni terminar de confundirnos con tanta información que, desde el prólogo hasta el epílogo, será nueva. Porque sí, hasta el final habrá nuevos personajes con nuevos nombres complicados que ya no recuerdo.

Quirius y Soirus: los supuestos protagonistas

Ahora bien, lo que más esperaba de la novela y que después del 70% del libro aparecen para sorprenderme (no positivamente). Estos dos hermanos son de la raza de hipogrifos, la que se ha rebelado contra el gobierno horrible y abusivo de los dragones. Sin embargo, el papel que le da el autor a estos no llega a ser protagónico. Ya que le da casi la misma importancia incluso a personajes que serían secundarios.

De entrada, al inicio de la novela conoceremos a sus padres, luego al resto de su pequeña familia y muchísimos (casi eternos) años después conoceremos un poco más (sin tanto detalle) de Quirius y Soirus. Las tan esperadas aventuras de los hermanos no han sido cómo esperaba y han sido puros resúmenes después del 80% del libro esperándolos. Lo que me decepcionó bastante...demasiado.

Un obra sin pulir

Para continuar, la novela presenta varios problemas que no ayudan a meterte de lleno y disfrutar la historia que te está contando el narrador. Como ya comentaba antes, el autor (como con todas sus obras, literal) te aclara que debes leer otras de sus novelas para entender por completo esta. Sin embargo, no hay un orden cronológico marcado para leer todas sus obras (yo ni siquiera sabía que tenía otras obras, para comenzar) y aún así le falta pulir mucho Ashura para llegar a hacerla brillar al menos un poco.

El mundo que ha creado Kevin M. Weller está bueno. Allí sólo hay criatura antropomorfas y sin vida humana, aunque están conscientes de que en otra dimensión hay un mundo con humanos. La magia es cosa de los Oráculos y ciertos dragones. Las características de cada raza están definidas para quedar como los buenos o los malos de la novela, a pesar de que al final no le veo mucha diferencia entre ambos grupos. No se profundiza demasiado en ningún personaje y en los que se centra, dejan mucho que desear.

A esto se le suman los infinitos personajes que van y vienen. Ya lo había mencionado antes creo pero, en serio, tremendo lío mental recordar todos los nombres (aún más con mi mala memoria), de los cuales algunos son bien complicaditos. En casi todos los capítulos había algún personaje nuevo y hasta los personajes de relleno tenían sus nombres (y en algunos casos hasta te contaba sus vidas y metas, elnarradordistraídocofcof). Por lo que no te llegas a encariñar ni empatizar con ninguno.

Esto me llevo a pensar en lo plano que son algunos personajes, como el rey Bork y su hijo, que me sorprendieron para mal varias veces. En los capítulos donde se centra en éstos, conoceremos todo lo negativo de su raza a través de ellos. Aunque al príncipe le veía un buen futuro, el rumbo que le da el autor lo destroza. Todo con tal de llevar a los hipogrifos a una victoria fácil y segura. El rey dragón, mientras tanto, fue una decepción total de principio a fin. Le ha dado el papel de malo y tonto para sacar a relucir la raza "héroe" de  la novela.

La incomodidad de cómo se cuenta la historia

Como ya había dicho antes, tenemos un narrador omnisciente que sabe todo y te lo demuestra con sobra a lo largo de la novela. Este acaba siendo muchas veces un narrador distraído, ya que en más ocasiones de las que me hubiera gustado, pierde el hilo de lo que te está contando. Literal que el narrador te está contando algo de la historia y salta de la nada con detalles extras nada que ver y que bien se podrían haber omitido. Estos saltos de un tema a otro y de vuelta al tema anterior hacían que perdiera fácilmente el hilo de lo que estaba contando en un principio. Lo que también me lleva a pensar en los capítulos más extensos, donde pasaba de una situación a otra sin previo aviso y que si no vas pendiente te pierdes y toca releer.  

Algo que me hizo mucha falta: un mapa


Para ir llegando al final de esta reseña, sí, faltó un mapa del mundo (o al menos, del continente). Me sentí de lo más perdida mientras iba leyendo con todos los lugares, aldeas y demás escenarios que mencionaba el autor. Aparte de que a cada capítulo había más y más localizaciones nuevas, varias de estas tienen unos nombres inventados por el autor que son verdaderos trabalenguas re largos y que menos ayudan a orientarte. Incluso no sé por qué la mención a tantos lugares (creo que hasta en esto resalta el narrador distraído).


El final inexistente y la evolución de los hipogrifos

No, no tiene un final como tal. Creo que ni final se puede considerar los últimos capítulos-epílogo. Siento que: o  le sobran capítulos o lo cortó super bruscamente. Porque comienza una "nueva etapa" en la historia de Ashura y sobre la deseada libertad de los hipogrifos respecto a los dragones...y de una te manda a leer otra de novela de su autoría. Esto me dejó en shock y me terminó de desmotivar.

De ahí en más, la transformación que sufren los heroicos y honrados hipogrifos me ha sorprendido muchísimo. Nada que ver lo que te cuenta en un principio el autor sobre la raza con las atrocidades que acaban haciendo. Frases como "el fin justifica los medios" o "un mal necesario" (véase The Witcher cap.1) se me vienen a la mente con la escalofriante mentalidad final de la raza por obtener su tan ansiada "libertad". Es increíble como una revolución se transforma en una venganza con sed de sangre.



Conclusión
Ashura es una novela de fantasía que te narra una gran parte de la historia del continente con ese mismo nombre. Nos encontraremos con muchísimos personajes (en su mayoría planos) con los que no llegaremos a empatizar mucho y con nombres complicados. Nos perderemos entre igual de muchas localizaciones con nombres que parecen trabalenguas y, si no nos dejamos llevar por el narrador distraído, conoceremos entre resúmenes la evolución de los hipogrifos de Ashura que, mientras buscan librarse del yugo de los dragones, batallarán con el deseo de matarlos a todos (inocentes o no). En fin, una novela de fantasía que le falta pulir muchísimo e independizarla por completo de otras obras del autor para sacarle a relucir algún brillo. 

Sobre el autor

Kevin M. Weller, nació en Buenos Aires (Argentina) en 1994. Se dedica a la escritura y ha autopublicado varias obras, entre ellas: Mitriaria, Plumas y escamas, DeimarusAnkshurusÉlarus y Reikse. En 2019 publicó Ashura con la editorial Tinta Libre.

¿Conocías esta novelas? ¿Las has leído? ¿La leerías?
Gracias por leer hasta aquí y te invito a compartir tu opinión en la caja de comentarios.

No hay comentarios

Publicar un comentario

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg